Todo el mundo parece estar dormido.

Me encuentro en el carril central. Un carro rojo a mi izquierda, un azul a la derecha, uno negro enfrente, por el retrovisor veo un carro oxidado, pareciera que el carro de atrás fuera muestra de todo lo que circula, como si el oxido no solo fuera del carro, poco a poco se apodera de la maquina, de las vestiduras, del piloto, de la avenida, te das cuenta que el piso es caliente, pero no lo sientes por tener una suela sintética, te das cuenta que el árbol es gris, no verde, por la contaminación y tierra en el que vive, te das cuenta que hay pintura nueva, que reemplaza a la ya oscura y gastada franja amarilla.

Ves que el entorno devora a todo aquel que se queda dormido. Pierdes un segundo para ganar centavos, gastas la vida con intereses altos, ganas la muerte con creces, sin darte cuenta la deuda será heredada. ahora ya no es la tierra es de quien la trabaja, sino, la tarjeta es de quien la paga.

Y entonces, ves que todos aceleran, menos tu, todos tocan el claxon, menos tú, todos tiene el miedo de no llegar al destino, y cruelmente, su destino es tomar la primer tasa de café del día. Después de eso, por fin despertaran.

 

Sírvase de leer mientras escucha Dear World de Nine Inch Nails.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: