Archivo del autor

Changed places.

Y si los lados hubieran cambiado?

Sé que el orden era inverso, sé que no debía ser así, sé que se tenia una esperanza, sé que alguien tenia que irse y después alguien la seguía, pero aún no comprendo ni una, ni otra.

La primera, como otra madre, la segunda como abuela, las dos, dejan disparejas las cosas, las dos llegaron a la cita, pero, solo una fue la que hizo retumbar la tierra y el cielo, la segunda, para la segunda ya estaba preparado, aunque la primera todavía duele…

It’s in the soul to feel such things
But weak to watch without speaking
Oh what mercy sadness brings
If God be willing

Anuncios

Todo el mundo parece estar dormido.

Me encuentro en el carril central. Un carro rojo a mi izquierda, un azul a la derecha, uno negro enfrente, por el retrovisor veo un carro oxidado, pareciera que el carro de atrás fuera muestra de todo lo que circula, como si el oxido no solo fuera del carro, poco a poco se apodera de la maquina, de las vestiduras, del piloto, de la avenida, te das cuenta que el piso es caliente, pero no lo sientes por tener una suela sintética, te das cuenta que el árbol es gris, no verde, por la contaminación y tierra en el que vive, te das cuenta que hay pintura nueva, que reemplaza a la ya oscura y gastada franja amarilla.

Ves que el entorno devora a todo aquel que se queda dormido. Pierdes un segundo para ganar centavos, gastas la vida con intereses altos, ganas la muerte con creces, sin darte cuenta la deuda será heredada. ahora ya no es la tierra es de quien la trabaja, sino, la tarjeta es de quien la paga.

Y entonces, ves que todos aceleran, menos tu, todos tocan el claxon, menos tú, todos tiene el miedo de no llegar al destino, y cruelmente, su destino es tomar la primer tasa de café del día. Después de eso, por fin despertaran.

 

Sírvase de leer mientras escucha Dear World de Nine Inch Nails.

Fragmentos

Junta todas las partes de una persona, revuelvelas y usarlas para armar a otra, pero recuerda, cuando las partes se van estas ya no regresan y entonces te sientes incompleto, como al principio, como cuando eras pequeño e indefenso. Nadie sabe como es, nadie te puede preguntar o asimilar como es, pocos preguntan pero callan por temor a encontrar la respuesta que ya conocen, solo unos cuantos pueden comprarle el dolor y el sufrimiento, pero solo tú sabes es que es más de lo que duele, que es más de lo que parece y que nada será igual. Solo tú sabes que estás en el límite de la cordura y el camino del cual hace mucho tiempo te alejaste, aquel mundo donde todos estaba bien pero nunca fue real. Aquel del letargo y la fantasía, aquel que rechazaste para vivir para buscar y encontrar todo lo que te han quitado. La duda de la existencia sobre los planos que has vivido y quieres dejar. La certeza de que la vida cada vez es más pesada y tu bastón se quebró cuando diste el paso.

The woman who gives her love…

Pensé que había pasado lo peor, pensé que todo estaba listo para cuando te fueras. Me equivoque en el calculo, no calcule el riesgo, me falto agregar la variable “humana” en mi ecuación.

Nuevamente nos vemos el y yo, con su canas y su temple de fortaleza diezmado por la enfermedad pero más por el dolor, yo se bien que su fuerza se fue a las 9 am de un domingo 5 de marzo. El sabe que las cosas no iban a ser fáciles, pero no imagino cuanto.

Volvemos a entender la fragilidad de las personas, vuelvo a entender que pesa más la ausencia que la partida, vuelvo a entender que las cosas son peores cuando estas preparado por que sabes cuanto es lo que dolerá.

Aún cuando ya me había despedido de ti, cuando te di las gracias por todo y por lo que aún no sabría que vendría, por todo lo que fuiste y todo lo que me hiciste ser, sabía que no era suficiente, sabía que quería parar tu dolor, ser parte de tus últimos días y ser parte de todo lo que en esas ultimas horas te pasara para poder acompañarte, cumplí tu promesa que hace unos años me dijiste, pero con todo el dolor del corazón, tuve que cumplirlo, con amor y con compasión.

Que irónico que todos quisieran tenerte un poco más pero que duro era saber que no se podía porque eso implicaba hacerte sufrir aún más. peleaste y te fuiste como guerrera. Por que nunca supiste la realidad que te envolvió, te hiciste la fuerte para no preocupar a los que te rodearon y hasta el ultimo suspiro, sabía que ahora teníamos que arreglárnoslas sin ti.

Hasta hoy sigo haciéndome a la idea de que voy a llegar a tu casa y no estarás con una sonrisa en la puerta ni diciéndome “Carlitos”. Y sabes, no quiero hacerme a la idea pero no tengo de otra, ya no estas, que ya no estará quien me de todo su amor aún si no lo tenia disponible en ese momento porque lo ocupaba para quienes le platicaban sus cosas en el hospital, ella era antes que los demás, ella era la mujer que le dío a todos su amor, la que sin reparo y sin restricción te daba lo que le pedías, que no tiene comparación, que no hay quien la supla, la mujer que entrego todo sin pedir nada a cambio, la mujer que estuvo en las buenas y las malas, la mujer que me dijo, ” fuiste el milagro que en mi vida esperaba”. Tu, mi segunda madre. Mi tía. Guille.

Independencia y libertad hoy en día.

Siendo fechas de conmemoración de valores por los cuales se lucharon desde hace muchos años  atrás,  veo como ya es una sociedad de odio y rencor, que se queda “guardada” ante lo que los demás les dictan hacer, todos se vuelven paranoicos y víctimas del sistema, en fin, se les olvida que también tienen que recuperar los espacios y crear y/o buscar aquello que se les ha “robado” por lo demás pueden hacer lo que quieran pero el hecho de decir que son víctimas, hace que su libertad no haya sido robada por el gobierno, más bien es rehén de ustedes mismos y su afán de decir, que los demás lo resuelvan, no yo.

The downward spiral

Y entonces te das cuenta que tenías que levantar anclas para poder partirte y salir de tu coraza, la introspección o cómo muchos la llaman, enfrentarse a uno mismo, no siempre tiene un buen resultado, más cuando no saben o no están bien definidos.

Sentir como desciendes a lo más oscuro para volver a mirar para arriba y buscar ese claro en el cielo que te dará el impulso de salir en la dirección donde las alas se despliegan y logras volar, tan alto, tan libre.

El sacrificio se debe tomar como el encontrarse para después no volverse a perder, es ahí cuando sabes que el pasado volvió a cambiar y el futuro, el futuro también lo hará.

Crónica de un adiós.

Y entonces te pusiste sobre frente a su cama, arrepentido de no poder decirle adiós, mirando, con un nudo en la garanta, con las lágrimas rodando, con tu carácter de viejo fuerte y tus canas respaldando tus palabras, con tu llanto de niño por el niño que se te ha ido, con la suerte de haber tenido ese ángel, pero con el infortunio de haber sido tu quien aprendiste en vez de enseñar, mi niño chulo le decías, mi tío yo le llamaba y mi padre se lo llevaba…